La gota que rebalsó el vaso

Al finalizar la concentración de hoy en el zócalo capitalino, exigiendo la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa. "Que se vayan todos" escribieron con letras gigantes en la plancha de la Plaza de la Constitución, en referencia a la clase política en su conjunto. Foto de Regeneración Radio (hacer clic en la foto para ir a su página)
Al finalizar la concentración en el zócalo capitalino, exigiendo la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa. “Que se vayan todos” escribieron con letras gigantes en la plancha de la Plaza de la Constitución, en referencia a la clase política en su conjunto.
Foto de Regeneración Radio (hacer clic en la foto para ir a su página)

Desde #BASAT siempre sostuvimos que la “revolución social via Redes Sociales” es un mito. Se trata de una mirada ingenua (por un lado) y calculada (por otro): sirve a unos para aplacar su conciencia y a los otros para vender humo. Aclaro esto de entrada porque este es un espacio profesional de la comunicación política en redes sociales y más de un lector apresurado podría sacar conclusiones erróneas de este posteo.

La matanza de estudiantes en Ayotzinapa, México, ha movilizado fuerzas que permanecían latentes, subterráneas, dispersas y debilitadas por un entramado histórico, político y social complejo, agobiante, extenso y omnipresente:

La movilización visible y pacífica por parte del pueblo mexicano ha roto una suerte de “espiral del silencio” respecto a dicho entramado: la corrupción, la impunidad, el narcotráfico, los crímenes de Estado, todo ello en una mezcla incierta, opaca, intuida y, por eso mismo, tanto más odiada.

nos quitaron tanto

La visibilización de este acontecimiento ha movilizado apoyos espontáneos en todas partes del mundo; movilizaciones que sin dudas no tienen ningún otro objeto o impacto que el de solidarizarse, aunque más no sea simbólicamente, a través de ritos transmitidos por via digital a un pueblo doliente.

alemania x mexico
Desde Colonia en Alemania, organizaron evento en apoyo de Ayotzinapa. Lo hicieron en el monumento a los Edelweisspiraten, un grupo de jóvenes en resistencia contra el nazismo, que fueron colgados en ese lugar públicamente en noviembre de 1944.
Otro ejemplo de solidaridad internacional fraterna. También se unieron panameños, argentinos, estadounidenses y muchos países más.
Otro ejemplo de solidaridad internacional fraterna. También se unieron panameños, argentinos, estadounidenses y muchos países más.

El proceso de visibilización –de mostrarse, reunirse, organizarse, manifestarse, poner el cuerpo por el otro cuerpo desaparecido, faltante, ausente– comienza a habilitar una demanda: “que se vayan todos”.

Como el diciembre de 2001 en Argentina, como el 15M de España, en algún punto la sociedad tocó fondo y el pueblo salió a las calles a decir basta, a gritar su dolor al mundo. En el caso mexicano, este fondo tiene que ver con la violencia del Estado y con la articulación de un relato que empieza a generarse en torno a otra consigna bien conocida por los argentinos: MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA.

Los mexicanos salen a la calle o leen los periódicos o tuitean o comparten en sus muros o conversan en voz baja o a viva voz su hartazgo, su dolor, su impotencia, su furia, comienzan a hilvanar historias, a reconocer hitos, sucesos, a deconstruir mecanismos, a desenmascarar vínculos, a repensarse a sí mismos y a su historia.

En estas circunstancias, preguntarse por el rol de las redes sociales o de la comunicación política nos parece pueril e inacertado. Los procesos históricos de crisis y de cambio se motorizan y articulan a través de otros canales, aunque desde luego que también se verán reflejados, más tarde o más temprano, en el gran espejo digital.

Como en Argentina, cuyo “que se vayan todos” parió un movimiento nacional, popular, consciente de los derechos humanos (incluidos los derechos económicos y sociales del pueblo); como en España, donde Puerta del Sol se convirtió en portal de cambio: de la desvalorización de los partidos tradicionales en tanto “clase política” a la consecuente emergencia de Podemos como fuerza revitalizadora y legítima; así esperamos, creemos, confiamos, que el pueblo mexicano atravesará su propio proceso de reconocimiento, unificación y recambio.

2 comentarios en “La gota que rebalsó el vaso

  1. Sin embargo en México, los zapatistas fueron los primeros en tejer una red de solidaridad paralela por internet que le dio visibilidad al conflicto de Chiapas. Eso fue en el 95-96. Claro fue extra México, hoy es además puertas adentro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s